De buena mañana entra una luz por la ventana que crea esta atmósfera especial en la salita de un piso del Eixample